IMG_7286

The Surf Club

Miami. Desde el momento en que abrió por primera vez sus puertas en la víspera de Año Nuevo de 1930, The Surf Club forma parte de la historia de la ciudad. Un lugar emblemático fundado por el magnate de los neumáticos Harvey Firestone que tuvo la idea de un nuevo tipo de club social.IMG_7288
Ubicado en las playas del norte de Miami, el hotel de estilo mediterráneo renacentista fue diseñado por Russell T. Pancoast. The Surf Club mantenia una reputación donde se permitía una apropiada incorrección política. Era un club con la sofisticación como parte de su esencia natural, un refugio para personas de buen gusto en busca de buenos tiempos. Combinaba poder y placer, ceremonia y fanfarronería. Personajes famosos eran asiduos visitantes como Noel Coward, Douglas Fairbanks Jr., Elizabeth Taylor, los duques de Windsor, Frank Sinatra, Tennessee Williams, Joan Crawford y Liberace, entre algunos otros.
El nuevo The Surf Club incorpora en un sentido más amplio los valores originales del lugar, pero a una mayor escala. Nadim Ashi, su actual propietario, quiere preservar, respetar y realzar el espíritu original. El arquitecto galardonado con el premio Pritzker, Richard Meier, ha diseñado tres edificios que enmarcan y rodean la casa club. Son un ejercicio de discreto modernismo clásico. El interiorista, Joseph Dirand ha sido encargado de diseñar los interiores, junto con las cabañas de la playa. Durand ha desarrollado una serie de habitaciones que evocan una cierta influencia del pasado, mas con una sensación de presente y una pizca de futuro.IMG_7289
Le Sirenuse abre su primer restaurante y bar de champán lejos de su famosa casa en Positano, en la costa sur de Italia. Liderado por el Chef Antonio Mermolia presenta un menú que incluye platos clásicos del restaurante original, elaborado con ingredientes traídos directamente de Italia, así como nuevos platos debutantes. Jugando con tonos degradados de magnolia, verde y caoba, el diseño de Joseph Dirand combina perfectamente con la vista al mar, y captura el espíritu que ha caracterizado durante generaciones, a Le Sirenuse Positano.