image

The NoMad Hotel

New York. Esa M mayúscula que aparece en medio del nombre es un homenaje al vecindario: el distrito ubicado al norte de Madison Square Park es ejemplo de un proyecto exitoso de renovación del barrio y la llegada del Hotel NoMad hace que el área ascienda un par de grados más en la escala del lujo. El edificio, con su marcada influencia europea, debe ser el más representativo en Broadway de la influencia del planificador francés Haussmann, y desde luego, la contribución arquitectónica del diseñador parisino Jacques Garcia, solo sirve para intensificar el efecto.
Las habitaciones son más espaciosas de lo que se espera en un híbrido Nueva York–París, y en algunas, el diseñador ha encontrado espacio para instalar bañeras independientes de patas antiguas. La riqueza de los materiales, sillas de cuero, suelos de madera, hacen que los salones sean auténticamente acogedores. El sentido ecléctico del diseño, combinado con inusuales pero bien elegidas obras de arte, le da un efecto de casa neoyorquina al hotel y lo imbuye de un aire artístico-aristocrático único.
Sin embargo, lo que hace que el NoMad pase de estilizada mansión a gran hotel boutique es el restaurante, que abandona el concepto de un solo espacio y presenta un menú único que se sirve en una variedad de áreas del Hotel, incluyendo el atrio, exquisitamente ambientado, un salón privado con chimenea, y hasta una biblioteca de dos pisos, excelente lugar para el bibliófilo con inclinaciones gastronómicas. Sus anfitriones son Daniel Humm y Will Guidara, famosos por Eleven Madison Park, otro conocido restaurante de la zona con tres estrellas Michelin, lo que ha supuesto gran grupo de seguidores. Así que, obligatorio reservar antes de viajar a NY y descubrir de qué se trata tanta atención.
www.thenomadhotel.com
www.decorationjacquesgarcia.com