image

Cocina asiática fusión: Sudestada, Chifa, Picsa

Madrid. Hay quien dice que Sudestada es el mejor restaurante asiático y el mérito es de dos argentinos que llegaron a Madrid hace ocho años. La propuesta concentra la esencia de la fusión gastronómica asiática y americana, una corriente culinaria del barrio chino de Buenos Aires, Lima o Los Ángeles.
Está claro que es una de las cocinas más ardientes y exóticas, basada en platos complejos y auténticos, con sabores nítidos y potentes: cilantro, jengibre, lemon-grass, chiles, menta, albahaca… se emplean con profusión y aportan frescura y sabores explosivos. Sin miedo a que piquen demasiado, los platos son genuina cocina del sureste asiático hábilmente entremezclada con productos españoles. Sus curries son los mejores.
Chifa. Ubicado en el antiguo local donde estaba el restaurante Sudestada, es su hermano pequeño. Con la misma calidad tanto en materias primas como en elaboración, ambos son grandes referencias de la cocina fusión. Chifa es el nombre que se da a los restaurantes de cocina china en Perú y también a la comida que se elabora en ellos.
El espacio minúsculo, es casi más comedor que restaurante, decorado con un minimalismo absoluto, mesitas apiñadas -apenas siete-, una barra en el centro, y una cocina-trinchera a la vista de todos. Una carta muy breve, perfectamente diferenciada de la de Sudestada aunque ambas coinciden en esos sabores intensos y casi extremos.
Carenzo, cocinero argentino, posee una vasta cultura gastronómica alimentada por viajes incansables y una declarada devoción por la comida de la calle (street food). Por principio, no copia recetas, sino que las interpreta a su manera. Aplicando técnicas asiáticas, la comida busca transmitir sensaciones latinas.image
Picsa es una pizzería argentina ideada desde la cultura creada en el “universo Sudestada”. Casa fundada en 2014, es la tarjeta de presentación de este nuevo local que nace con vocación de quedarse como lo han hecho sus hermanos mayores, y en el mismo barrio. Un local que tanto en el aspecto como en el producto es lo más parecido que puede haber a una pizzería del barrio de Palermo. En Buenos Aires, la pizza es toda una comida en sí misma, un plato que siempre se comparte y que supone casi un ritual culinario. Picsa es una pizzería argentina, sin olvidar que estamos en Madrid. Presume de lo bueno de la pizza tradicional argentina reinventada y mejorada. La pizza argentina tiene masa más gruesa y esponjosa que la italiana, más queso que una napolitana o una romana, utilizan pocos ingredientes, elaboradas en un único tamaño, solo 14 variedades, pueden pedirse para llevar. En Ponzano, 76.