image

Shoreditch

Londres. Hasta hace muy poco tiempo, habría sido imposible imaginar un paraíso foodie en el este de Londres, y sin embargo Shoreditch es hoy lo más innovador en el panorama gastronómico de la ciudad. Shoreditch se ha convertido en el centro de la creatividad, el arte y la artesanía y en el preferido de la vida nocturna de los londinenses.
Enmarcado en el East End, el arte y el diseño campan a sus anchas por aquí. El mercado de Spitafields, es un buen ejemplo de ello, sus puestos aparecen repletos de moda, antigüedades y manufacturas de la vieja escuela. El mercadillo de flores de Columbia Road los domingos es un paseo tan agradable que sólo por eso ya merece la pena llegar hasta aquí. Esta invasión de artistas ha provocado la apertura de la White Cube Gallery en Hoxton Square, para muchos una sucursal oficiosa de la Tate Modern. Desde entonces muchas de las galerías del West End se han visto obligadas a trasladar sus enseres a esta parte de Londres, o por lo menos a abrir sucursal, como es el caso de Flowers East.
Decir Shoreditch es decir tendencia y vivirdemais selecciona
Dormir en Shoreditch
Nadie termina de tener claro si el East End se ha puesto de moda gracias a los hoteles que han abierto en la zona o el aluvión de hoteles “cool” es la consecuencia de la constatación del barrio como lugar de peregrinación de la gente que sabe qué es lo que se lleva.
Shoreditch House. La gente de Soho House, que cuenta ya con propiedades exclusivas en muchas ciudades del mundo, ha aprovechado un antiguo almacén y lo ha convertido en un club privado con piscina en la azotea, un magnifico spa y 26 habitaciones, pequeñas pero muy bien aprovechadas. Todas tienen balcón y decoración vintage que juega con el lema ‘borrow me’ (tómame prestado), por lo que, los libros, películas, juegos pueden ser utilizados por el huésped con total libertad. Es el cuartel general de los creativos y el lugar más deseado.
The Boundary. Terence Conran tiene olfato para saber por donde se mueven las tendencias, y lo ha demostrado una vez más con este hotel de 17 habitaciones y cinco suites en la manzana más animada de Shoreditch.
El hotel cuenta también con un restaurante en el sótano, un grill, un espectacular bar en la azotea y una tienda en la que se venden sólo productos orgánicos.
En Bethnal Green, el Town Hall Hotel ocupa un grandioso edificio eduardiano con interiores art déco, piscina, gimnasio y una interesante colección de sillas. Las habitaciones, tipo estudio con muebles de diseño y cuartos de baño acristalados.
Ace Hotel, fundado por el entusiasta Alex Calderwood, fallecido recientemente, decidió abrir su primer hotel fuera de EEUU en este barrio que demuestra un gran conocimiento real de la vida de Londres. La estética, industrial chic, es un poco extraña, pero lo más sorprendente es el arte en los muros. El Ace ha atraído a un grupo de artistas jóvenes para crear murales en una de las paredes en cada habitación. La calidad es variable, pero el efecto es muy llamativo. El resultado son 258 habitaciones sorprendentes.
El restaurante del hotel, Hoi Polloi, es del grupo de Bistrotheque, el menú a la moda británica se explica en un periódico impreso semanalmente en el que los platos aparecen junto a anuncios de galerías y artículos sobre cultura en las inmediaciones. Es lugar para los hipsters y para aquellos viajeros por negocios que buscan ambientes más creativos y desestructurados.
Comer en Shoreditch
Últimamente, quien más, quien menos, se preocupa por lo que come y se autodefine ecológico. Desde la monarquía hasta el frutero de la esquina, pasando por la diseñadora Stella McCartney, activa defensora de la moda ética y de las energías renovables, o la mujer del actor Colin Firth, Livia, propietaria de una tienda, Eco Age, con ropa y objetos para hacer más ecológico el hogar, todos quieren poner su granito de arena en el cuidado del planeta. Y Shoreditch es el barrio más orgánico.
Shoreditch Grind. Probablemente el mejor café del barrio (la mezcla es de la casa) y, lo mejor, tiene un patio para 400 personas.
Pizza East sirve exquisitas pizzas y pasteles en un espacio de aspecto muy industrial. Es uno de los lugares de encuentro de esta “movida londinense”.
The Drunken Monkey el restaurante ofrece una selección de platos asiáticos de fusión, y los famosos Dim Sum.
The Clove Club, el gusto por la cocina británica creativa basada en los productos frescos. Ubicado dentro de Soreditch Town Hall, es el reino del chef escocés Isaac McHale, cuyos platos son muy innovadores.
Viajante, aquí está la primera estrella Michelin del barrio, orgullo ganado por el chef más popular del este de Londres, el Sr. Nuno Mendes, de origen portugués. La cocina refleja las raíces del cocinero, así como su amor por el mar y por los viajes, de ahí el nombre y el menú que tiene como objetivo, un viaje culinario a través de los continentes y los gustos.
Dishoom Soreditch. Una vieja cafetería de Bombay en Shoreditch, es en realidad una sucursal de un restaurante famoso en Covent Garden, que se basa en la herencia y la tradición de los cafés persas de Bombay que se encontraban en su punto máximo en la década de 1960. Todo está cuidadosamente recreado, desde la elegancia marchita hasta las especialidades Parsi.
Les Trois Garçons, un restaurante que ha marcado un antes y un después en la decoración del Londres de estos últimos años, abandonando para siempre la frialdad del minimalismo y la exquisitez de lo zen para volcarse en un neobarroco kitsch lleno de resonancias de los setenta. Tanto el restaurante como el loungebar se encuentran en una zona de fábricas abandonadas que no parece asustar a los nuevos ricos y famosos que se refugian en sus salones privados.
Mayfields. Un comedor con un ambiente relajado y precios asequibles, dos características que explican por qué la gente de Hackney han acogido Mayfields con mucha calidez. Y una razón más: platos de temporada del chef Mateo preparados con ingredientes bien frescos.