DB15110B-A85B-4CDB-A4A2-A97FBF513617

Rómola

Madrid. “Todo el placer. Nada de culpa”, así se presenta Rómola, el restaurante de moda de la calle Hermosilla. De nuevo el concepto de un local gira en torno a los contrastes… pero esta vez, llevados al extremo y mejor interpretados que nunca.77A25B47-BA11-4C3E-9B82-567EB361A973
No es casualidad que su nombre coincida con el de la novela de George Eliot (seudónimo de la escritora británica Mary Anne Evans), una historia ambientada en la Florencia del Renacimiento, en la que la belleza adquirió un significado especial y comenzaron a gestarse ideas de libertad. Belleza y libertad son precisamente los conceptos que se respiran en Rómola. Una restauración que trasciende lo gastronómico para jugar con mundos cercanos a la belleza, la moda, la arquitectura o el arte. 100% placer y 100% salud y belleza. Una propuesta gastronómica donde cuenta la salud, las recetas son hipocalóricas (en la carta se detalla el número de cada plato), sin azúcares añadidos, grasas trans ni harinas refinadas. La carta ha sido diseñada por el chef Jorge Reina en colaboración con Pronaf, una firma dedicada a la educación de hábitos de vida saludables. Una apuesta por las carnes criadas en libertad, los pescados salvajes, las frutas y las hortalizas, donde se han eliminado los fritos y prescindido del gluten y lactosa. Una cocina abierta desde el desayuno a la cena.
Y como no podía ser de otra forma, todo el espacio refleja el mensaje a transmitir: inspirado por la belleza renacentista, Andrés Jaque es el arquitecto que firma una decoración dedicada al arte y la belleza. Ha dividido el restaurante en dos plantas con la cocina a la vista, roble, terciopelos, mármol, espejos y acabados dicroicos reinan … pero no saturan, sino que cierran el círculo con el funcionalismo cosmopolita y la frescura dignas de la belleza clásica.174C2D1D-57DE-4C0B-90EC-FB13ABFBC528