image

Quesos Páramo de Guzmán

Burgos. Páramo de Guzmán se ha convertido en el queso de moda en Estados Unidos con motivo del lanzamiento de la novela The Telling Room de Michael Parterniti, corresponsal de prensa, quien viajó a España en el año 2000 con su familia para conocer la historia de este queso, que diez años antes le había enamorado. Sin quererlo Parteniti, no solo conoció la historia del queso, también, la de una familia y un pueblo, Guzmán. Todo lo que vivió y sintió lo ha narrado en su novela.
Una de las reseñas sobre la novela más importantes que se han hecho es la de Steven Jenkins, el maestro quesero más importante de Estados Unidos. Jenkins habla en The Wall Street Journal describiendo a Páramo de Guzmán como una historia llena de valores: el sacrificio, el esfuerzo, la superación, el respeto a la familia y a la materia prima. La primera vez que Jenkins cató este queso comprobó la inmensa calidad del mismo gracias a una textura muy fina, y unas fragancias, como el describe, a “romero, tomillo silvestre y manzanilla que disparan las papilas gustativas como si se tratase de un chispazo eléctrico”.
El queso Páramo de Guzmán es uno de los mejores a nivel internacional, siendo considerado como un verdadero producto gourmet y está avalado por los más prestigiosos concursos lácteos nacionales e internacionales. En su elaboración se mantienen las señas de identidad de la bodega apostando por un proceso totalmente artesanal y que respeta al máximo la materia prima. La leche proviene de la más antigua de las razas castellanas, la oveja Churra. Los quesos se elaboran tan solo dos veces al año, en primavera y otoño, cuando los pastos tienen la más alta concentración de los aromas y sabores que identifican a Páramo de Guzmán: tomillo, romero y salvia. Solo se utiliza leche fresca y sin ningún tipo de producto químico ni en su elaboración ni en su conservación para mantener intactas las propiedades de la leche. Y como resultado se obtiene esta joya castellana con un rotundo y permanente sabor realzados por una curación mínima de 12 meses.
La Bodega Raíz y Páramo de Guzmán es la primera de la Ribera del Duero en contar con quesería propia con casi 30 años de tradición. También tienen un Hotel, Raiz, que busca que el visitante viva una experiencia de ocio y relax en torno a la gastronomía, la enología y la naturaleza.
raizyparamodeguzman.es