image

Patrick Roger, escultor del chocolate

Bruselas. Los grandes chocolateros están situados, casi todos, en la Place du Grand Sablon, donde sus escaparates compiten y atraen a los adictos a este manjar. Aquí queda claro aquello de que la unión hace la fuerza.
Patrick Roger, el niño rebelde del chocolate es uno de los últimos en llegar.
La juventud y su origen francés colocan a este maestro chocolatero ante el reto de hacerse un hueco en la plaza más reputada del mundo del chocolate. Es un artesano apasionado del chocolate, famoso por sus recetas especiales – al limón verde, con miel o confitura de fruta que transforma en obras de arte.
Su gusto por la estética le lleva a presentar sus productos en unas refinadas cajas de color vivirdemais que parecieran joyas. Un cuidado especial en la decoración, el mismo diseñó en chocolate los muebles de siete metros que luego fueron fundidos en bronce y han convertido esta pequeña tienda en la más espectacular.
Los escaparates bien merecen ya una visita, crea esculturas de chocolate que provocan e inducen a pecar desde el mismo momento que uno se para frente a una de sus obras.image