image

NeueHouse

New York. NeueHouse, es un lugar para la creatividad. Un lugar de interacción de una élite de emprendedores e innovadores, a medio camino entre el hogar y la oficina.image
NeueHouse fue fundado en el 2013 por Joshua Abram y Alan Murray, ambos emprendedores tecnológicos experimentados a los que no parecía agradarles la palabra “networking”. El club es una concentración de personas muy ambiciosas, motivadas y creativas, entre las que se encuentran muchos emprendedores individuales o equipos pequeños. Pero este espacio no es una incubadora tecnológica típica. Las start-ups de los miembros suelen tener una antigüedad de tres o cuatro años. Los aproximadamente 600 socios de este espacio de trabajo compartido en el distrito Flatiron pagan una tarifa mensual por establecer aquí su sede de trabajo. En la planta principal, inspirada claramente en una biblioteca, teclean en sus portátiles treintañeros que llevan auriculares valorados en más de 400 dólares que presta el club. Hay sala de juntas, una sala de proyecciones, un bar y varios sillones de piel y sofás estratégicamente colocados. Los camareros de la cafetería van y vienen llevando tostadas orgánicas y cafés espressos. En las plantas superiores, las mesas de despacho y los cubículos confieren un aspecto más parecido a lo que conocemos como un lugar de trabajo, a excepción de una de las plantas, cuya decoración acogedora, con estilo postindustrial podría parecer perfectamente un apartamento bohemio de ensueño. El programa cultural del club no es producto de la filosofía relajada del “dejar hacer”. En una tarde cualquiera pueden recibirse visitas de personajes tan célebres como Mark Hyman, el gurú del bienestar, o el icónico director cinematográfico Werner Herzog. Estos encuentros buscan propiciar un diálogo intenso, nutrir la mente e imprimen la sensación de que los miembros de NeueHouse son mucho más que meros inquilinos.
Existe ya una filial en Los Ángeles y próximamente en Londres. Hay lista de espera.image