image

Manioca

São Paulo. Mezcla de restaurante y café, Manioca es la nueva aventura de los propietarios de Mani. Situado en la Livraria Cultura en el Shopping Iguatemi puede ser chocante para un no conocedor de Brasil pero aqui es frecuente que las librerías tengan un cafe en su interior.image
El restaurante sigue la misma línea gastronómica de Mani, ingredientes de calidad y combinar técnicas tradicionales y actuales para priorizar el sabor de los alimentos. La creación del menú es una alianza entre los chefs Daniel Redondo y Helena Rizzo con Marcelo Almeida, con quien llevan ya, juntos siete años. El chef, que también pasó por el Celler de Can Roca y Mugaritz, será el jefe de la cocina de Manioca bajo la supervisión de Daniel.
El café sirve pequeños platos: pão de queijo, boliños de arroz, empanadillas, ensaladas, hamburguesas y bizcochos caseros, dirigido por la chef Fernanda Valdivia.image
El restaurante lleva algunas de las recetas clásicas de Mani, como el risotto de remolacha con aceite de trufa, tallarines de pupunha con salsa parmesana y el huevo perfecto cocinado a baja temperatura y con espuma de durazno. Pero también llegan nuevos platos: muslo de pollo con pudín de maíz tostado y hojas de rúcula, costilla de cerdo con papas rústicas o cordero con cuscús marroquí y puré de garbanzos. Todas las carnes y pescados se acaban en un horno de carbón y presumen de trabajar solo con productos orgánicos.
La decoración refleja bien la arquitectura y diseño brasileño: techos altos, grandes ventanales, una vegetación exterior que inunda el restaurante, muebles antiguos combinados con detalles industriales y dos espacios separados por una barra central. Frente a la entrada, una cocina acristalada de 20 metros de largo que muestra el movimiento de los cocineros. El diseño lleva la firma del Estudio Vitor Penha.image
Manioca tiene mucha personalidad, tanta, que desde vivirdemais aventuramos su propio camino.