image

MAITO, HUMO: la cocina de Mario Castrellón

Panamá. Después de terminar sus estudios en hotelería y turismo en Barcelona, Mario Castrellón decide volver a Panamá con la visión de las nuevas tendencias en España y con una meta: definir una gastronomía para su país.
Después de ser el chef de dos restaurants y conocer el paladar local, abre su propio restaurante, MAITO, donde presenta su concepto personal de la comida panameña. En MAITO, Mario logra identificar una cocina panameña en constante evolución. MAITO apoya el consumo local a través de la compra de productos locales y el uso de su propia huerta orgánica; al mismo tiempo anda siempre en busca de productores y pescadores panameños para tratar directamente con la fuente del producto, intentando apoyar directamente al campesino. El resultado de esta cooperación, que beneficia a las comunidades, son ingredientes más frescos, y con mucho más sabor, que hoy son motor esencial de la experiencia culinaria.
MAITO, es Panamá: no solo por su cocina sino por el ambiente tropical de la casita donde está ubicado, estilo zona del canal, con sus vetustos árboles de bambú.image
HUMO es el segundo proyecto de este chef, en el barrio de San Francisco, la propuesta es un maridaje de influencias locales con un tipo de comida que se puede encontrar en cualquier rincón del mundo: la barbacoa. Fuego, carbón, ceniza, humo, parrilla y especies. Mario trabaja junto con la chef María para seguir rompiendo barreras culinarias, brindando una cocina experimental, creativa, pero siempre basada en ingredientes sencillos, locales y ese toque de “comida reconfortante” que siempre lo ha caracterizado. María de los Angeles Márquez educada en Australia y armada de pasión por la gastronomía de Panamá y Latinomamérica, busca combinar de forma innovadora y sorpresiva los sabores tropicales con corrientes, técnicas europeas y asiáticas y la sofisticación de la nueva cocina internacional.
HUMO con un diseño rústico-contemporáneo ha creado un ambiente bastante lúdico: patos, vacas y cerditos engalanan las paredes del local.