image

Magritte en el MoMA

New York. Esta exposición es la primera que se centra exclusivamente en los revolucionarios años surrealistas de René Magritte. Desde 1926 hasta 1938, Magritte crea pinturas con el objetivo de desafiar al mundo real,  sin duda es la época más creativa y experimental en la prolífica carrera del artista. El Misterio de lo Ordinario responde a la petición del propio Magritte de que “los objetos cotidianos griten fuerte”, que se humanicen y se reivindiquen.
Pieles con textura de madera, pinturas que se confunden con ventanas, espejos que reflejan lo que queda detrás de ellos… Todo para “desfamiliarizar con lo que estamos familiarizados”, decía él, para poner en duda las bases más incuestionables de la lógica. Desplazamiento, transformación, metamorfosis, el “misnaming” de los objetos, y la representación de las visiones visto en los estados medio-vigilia son algunas innovadoras técnicas de creación de Magritte durante esos años.
Unas 80 obras, entre pinturas, ilustraciones, acuarelas, collages y objetos, además de una selección de fotografías y revistas, la exposición ofrece una nueva perspectiva sobre la identidad de Magritte como pintor moderno y artista surrealista. La cita hasta el 12 de enero.
www.moma.org