image

La Réserve Paris

París. La capital francesa no deja de sorprender con la apertura de hoteles de lujo a cuál más interesante. El último viene de la mano de la cadena La Réserve, que inauguró hace unas semanas un hotel boutique en pleno corazón de la ciudad. imageLa Réserve Paris puede presumir de estar a un paso de todo, pues la Avenue Gabriel es una paralela tanto a los Campos Elíseos como a la famosa Rue du Faubourg Saint-Honoré y muy cerca de la Avenue Montaigne. No hay vistas más lujosas en la capital francesa que las que se aprecian desde sus habitaciones, la Torre Eiffel, los Jardines de Trocadero y los Campos Elíseos. Rodeado de las mejores boutiques y restaurantes del mundo. Pero lo más llamativo es que, a pesar de encontrarse en el epicentro, el hotel es un auténtico remanso de paz, con un ambiente relajado e íntimo que invita al descanso.image
La Réserve no es considerado un hotel sino una Mansión, pues fue una residencia privada del siglo XIX cuyos puntos fuertes son la privacidad y la simplicidad. Una cortina de árboles cubre su fachada y preserva la intimidad de su interior. De estilo Haussman, es decir, auténticamente parisino, con detalles propios de la Belle Époque en cada enrejado, cada dintel, cada lámpara Art Decó. Sus 40 suites y habitaciones han sido diseñadas por Jacques García, conocido, por sus decoraciones interiores contemporáneas en hoteles de París y restaurantes. El hotel Costes, el Majestic y Odéon Saint Germain son algunos de los que llevan su firma. La elegancia parisina protagoniza cada suite con tonos bronce, beige, morados y rosas. Desde que uno entra y pisa su suelo de parquet de Versailles, toda la atención se traslada a una infinita escalera de barrotes antiguos. Los espacios interiores parecen interminables con sus techos infinitos, no hay una sola sala donde no haya una chimenea de mármol que se lleve todo el protagonismo. Su biblioteca exclusiva para huéspedes es el mejor plan para disfrutar de la soledad y a la vez de la compañía de un buen libro. También cuenta con una piscina interior, -algo poco común en París-, spa, gimnasio y baño turco. Su patio interior con infinidad de árboles hace olvidar que se encuentra en pleno centro turístico, todos los rincones están pensados para desconectar. Existen apartamentos de hasta cuatro dormitorios con servicio de mayordomo.
El restaurante Le Gabriel, es una oda a la calidad donde todos los productos son de mercado y presentan lo mejor de la cocina contemporánea francesa.
Es sin duda el lujo de la privacidad. Un cinco estrellas que quiere pasar desapercibido. Uno de los hoteles más especiales de la capital francesa por todo lo que ofrece.image