image

Hôtel Providence

Paris. El Hôtel Providence es la fusión de lo mejor de un hôtel particulier parisino con el encanto de una casa de campo inglesa. Cuando Pierre Moussié, propietario de la exitosa brasserie Chez Jeannette, decidió abrir su primer hotel se compró una antigua maison de passe (casa de citas durante el día) en el inconformista distrito 10, rodeada de teatros. El resultado: un diseño que mezcla diferentes estilos, épocas y materiales para darle ese toque de elegancia excéntrica a un edificio de 1850.image
Ubicado en una tranquila calle adoquinada detrás del la Porte Saint-Martin – las anticuadas farolas y la pequeña plaza parecen haber sido sacados de la película Amélie -. El hotel recibe a sus huéspedes con un bar en el vestíbulo que transporta a otra época. En el centro una chimenea que le da una sensación acogedora pero que al mismo tiempo, rodeada de elegancia vintage. El lugar ideal para tomar una copa, leer un buen libro, o simplemente para ver como el mundo avanza desde el interior. Son solo 18 habitaciones, todas diferentes. Cada una es una versión del sueño parisino: algunas de ellas con balcones de hierro forjado y vistas de la azotea; originales impresiones de papel pintado en las paredes, molduras en el techo, antiguos candelabros de cristal, sofás de terciopelo, bañeras con patas (los artículos de tocador orgánicos exclusivos fueron creados por Ramdane Touhami) y suelos de madera de roble. Una peculiaridad es la presencia en todos los cuartos de una barra de bar, con los utensilios necesarios, instrucciones precisas y cubo de hielo para poder prepararse su propio cóctel. Es un buen ejemplo del espíritu único del hotel y del ambiente festivo que se respira.
El Hôtel Providence es, un tesoro escondido, un escape al pasado con un toque de modernismo extravagante.image