image

Gastronomía en Lisboa

Lisboa. La cocina portuguesa se está convirtiendo en un escaparate de la ciudad. Desde una taberna donde sirven los guisos marineros de siempre a precios de otra época hasta los últimos gastrobares vanguardistas, renovadores y, sobre todo, muy sorprendentes. La oferta gastronómica se abre, como la ciudad, a Brasil, África, Asia o a las islas atlánticas.
Lisboa se ha convencido de su pontencial gastronómico y se ha llenado de mercados, tiendas y eventos culinarios. Es mucho más que bacalao, sardinas y pastéis de Belem. Los londinenses hacen cola para conseguir mesa en el restaurante Viajante, del luso Nuno Mendes.
vivirdemais selecciona dos restaurantes entre los mejores del mundo, dos nombres que están haciendo que el mundo se fije en la cocina de este pequeño país.
Belcanto. Desde que en el año 2005 fue nombrado “Chef del Porvenir” por la Academia Internacional de Gastronomía, José Avillez se ha convertido en la cabeza visible de la vanguardia gastronómica portuguesa, reconocido con dos estrellas Michelin, tras pasar por cocinas míticas como la de ElBulli o, ya de regreso en Portugal, la del Tavares.
Su restaurante gastronómico, es la referencia de la cocina contemporánea en Lisboa. Y en el menú desassossego recoge sus platos más recientes junto con alguno de sus clásicos. La suya es una cocina moderna, muy inspirada en las técnicas de los cocineros españoles pero con un fuerte enraizamiento en la tradición portuguesa y en sus productos. Es sin dudarlo el mejor cocinero portugués del momento y demuestra que la estrella Michelin que ostenta se le queda corta. En el Chiado, frente al teatro de San Carlos.
Para los que quieran conocer la cocina de Avillez sin tanta rigidez ha abierto, Cantinho do Avillez, a un paso del restaurante principal, ofrece la versión informal de su cocina, una taberna de cocina popular. Y aún existe algo más rápido para comer sin renunciar a la calidad de un gran cocinero, Avillez también dirige la Pizzaria Lisboa, en la Rua Duques de Bragança.
100 maneiras. Fue el primer restaurante que marcó el comienzo de una nueva tendencia en la cocina portuguesa, el primero en tener un menú degustación a un precio fijo y donde no hay carta. Ljubomir Stanisic es el chef, el mentor de este restaurante con un menú único que consta de diez platos, que cambian mensualmente. Nacido en la antigua Yugoslavia, inició su andadura en la gastronomía como ayudante de panaderia hace ya 18 años. Su traslado más tarde a Portugal, y después de pasar por varias cocinas durante 10 años, moldeó la madurez necesaria para afrontar en el año 2009 la responsabilidad de vestir con su firma la Cocina de 100 maneiras. Centrándose en todo lo que un buen cocinero debe tener: la calidad del producto, la cocina creativa, el talento, la imaginación y la bondad. El chef visita el Mercado da Ribeira cada día y hace su menú diario en función de los productos frescos que allí encuentra. Especializandose en la cocina molecular.
Bistro 100 maneiras, es su segunda versión, casi tan atractiva como su restaurante gastronómico. También se encuentra a pocos minutos en Chiado, con una excepcional menú esta vez si a la carta y una de las cocinas más sabrosas de Lisboa.