IMG_7425

El Fenn

Marrakech. Es difícil que un Riad nuevo sobresalga en Marrakech, sin embargo El Fenn lo ha conseguido gracias a la inversión y al entusiasmo de sus propietarios Howell James y Vanessa Branson (hermana del famoso aventurero y fundador del grupo Virgin, Richard Branson).IMG_7430
Cuando se traspasa la puerta de entrada se es consciente de que aquí cualquier tiempo pasado no fue mejor, fue extraordinario, por su potente arquitectura interior (los muros tienen más de un metro de ancho). Por eso, en la restauración trataron de respetar al máximo los elementos existentes. El arquitecto marroquí Amine Kabbaj fue el maestro de ceremonias encargado de que esta unión entre tradición y modernidad fuera duradera. Se invirteron dos años para dar un nuevo aire al edificio. Las paredes se vistieron con tadelakt, un estucado brillante típico de Marrakech y se recuperaron los antiguos suelos de baldosas, las puertas de cedro labradas, los arcos y techos de filigrana de piedra. Para la decoración, se apostó por un mix de muebles diseñados a medida, elementos orientales y piezas de los 30´s a los 70´s, y el toque definitivo lo puso Vanessa, que colgó de las paredes su colección particular de arte moderno y contemporáneo. IMG_7429En 2004 El Fenn abrió con 6 habitaciones. Su evolución ha sido fulminante: con la llegada en 2011 del torbellino holandés Willem Smit, que hace las veces de gerente e interiorista, crecieron a 34, todas con un diseño totalmente diferente. Con él llegó la auténtica revolución: sustituyó los colores pasteles y empolvados, por una explosión de colores africanos; dio rienda suelta a ciertos excesos, como la bañera XXL en plata para dos personas, y se atrevió con estilismos atrevidos (forrar de pan de oro de 23 kilates las paredes de una habitación). A pesar de la grandeza de la arquitectura y de cierta extravagancia el ambiente es relajado y divertido, con numerosos espacios privados y una terraza en la azotea desde donde se pueden contemplar las impresionantes montañas del Atlas o la mezquita Koutoubia. Es prácticamente el único Riad situado dentro de las murallas del casco antiguo que dispone de piscina, ya que es un lujo reservado a los hoteles internacionales de cinco estrellas. También dispone de un baño turco, una biblioteca y una sala de DVD. Es completamente fenn, lo que en la jerga local quiere decir “genial”.ElFenn-1203