IMG_7251

Casa Loewe Madrid. Jonathan William Anderson

Madrid. “El niño rebelde” (así le llaman todavía hoy, a sus 32 años), a Jonathan W. Anderson, el director creativo de Loewe. Un diseñador perfeccionista hasta lo indecible, práctico y sencillo a la hora de vestir que en el 2008 creó su propia firma.IMG_7254
Influenciado por la moda de Tom Ford y Hedi Slimane posee una maravillosa intuición para adelantar acontecimientos y tendencias. De niño quería ser actor pero al final se graduó en el London College of Fashion. Y pronto comenzaron las colaboraciones con Prada, un buen principio y el paso siguiente ya fue crear su propia marca. Primero, prendas masculinas; luego, también femeninas…Pero siempre, una moda transversal. Ellos, a veces tan femeninos; ellas, en ocasiones tan andróginas. Eso le ha valido premios: el de diseñador emergente del año en los British Fa­shion Awards y, sobre todo, que Delphine Arnault, la hija de Bernard Arnault (presidente de LVMH), se fijara en su talento.IMG_7253
Casa Loewe Madrid. Es un proyecto en el que se ha involucrado de forma total y absoluta. La casa que haría para el. La casa de un coleccionista de arte comprometido con la belleza y con el mundo. Es la casa madre de la firma, en la calle Serrano, en la que no sólo se ponen a disposición de los amantes de Loewe las colecciones de prêt-à-porter sino que también tienen cabida el arte contemporáneo y las flores. Una idea para que todos puedan cruzar el umbral de Loewe, entrar en un mundo del que algunos se consideran excluidos y no lo están. Es abrir las puertas de lo bello a todos. Dejar que transiten las emociones.
A modo de recepción, con un gran formato está el trabajo de sir Howard Hodgkin. Conmueve con su mezcla de pasado, presente y futuro. Pero también hay una obra en cerámica que Gloria García Lorca creó exclusivamente. Y están las propuestas de Jim Partridge, de Janette Laverrière, de William McKeown y también la mesa hecha de husillos, de Richard Smith. Todos artistas que conmueven a Anderson. Pero su auténtica devoción y motor de esta Casa son las flores del fotógrafo Steven Meisel, su amigo, inspirado por la vida y obra de Constance Spry, que es la misma musa que ha propiciado la floristería de la tienda insignia. Sus bodegones modernos conmovedores. Perfectos. Emocionantes, simples y descarnados, en perfecta consonancia con el ideal de belleza del diseñador. Si, es preciso una visita.IMG_7255