image

Casa del Agua

México DF. Casa del Agua es un proyecto mexicano que pretende restaurar el agua para restaurarnos a nosotros, recuperar el agua de lluvia, purificarla y armonizarla. En los últimos años la oferta de aguas embotelladas ha experimentado una sofisticación con marcas llegadas desde los más variopintos lugares. El agua, convertida especialmente en un bien de lujo, se ha situado como un producto selecto por el diseño que la acompaña y los beneficios saludables adicionales que incorporan.image
Ideado por el mexicano Bosco Quinzaños con la colaboración de arquitectos, biólogos y diseñadores como Héctor Esrawe, quien concibió el particular hogar del agua. La obtención del agua de lluvia sigue un proceso que comienza, en la misma casa, tras dos horas de chaparrón y el llenado de dos recipientes de 2.500 litros; por eso se llama “el agua local”. Se desecha el primer cuarto de hora de lluvia, el que arrastra la contaminación de la atmósfera. El agua se hierve y es separada gota a gota para pasar por un filtro de carbón activo y minerales que elimina toda clase de olores y sabores. Cuando el agua está purificada, llega el momento de atravesar dos imanes que la ionizan y alcalinizan sutilmente, de positivizarla depositándola en un tanque con piedras de río y losas de mármol con las palabras “amor”, “gratitud” o “respeto” inscritas en ellas y por último de armonizarla, según cuentan, alineando sus moléculas mediante un proceso de formas de flujo, luz y música. Con este estándar de purificación, el más alto que existe y una huella de carbono cero al no haber sido transportada y almacenada, el agua resultante se embotella en tradicionales envases de vidrio con tapón de cerámica lista para consumir.image