image

Arroyo Hotel

Buenos Aires. En el corazón de Retiro, en una de las zonas más interesantes de la ciudad, rodeado de exclusivas tiendas, palacetes afrancesados, galerías de arte, embajadas, y restaurantes. Arroyo Hotel es un oasis de confort y diseño que acaba de renovar su estética por completo. De una imagen minimalista y más tradicional, migró hacia un eclecticismo sin estridencias, cargado de detalles que destacan por su elegancia.image
En el nuevo Arroyo, un pequeño café de impronta industrial da la bienvenida a los huéspedes pero el centro neurálgico es el bar, ubicado en la planta baja bajo un techo de vidrio por el que se filtra la luz natural. Allí se olvida la sensación de no-lugar que dan muchos hoteles, gracias sobretodo al exuberante mural floral, pintado a mano durante dos meses por la artista plástica Eloísa Ballivián cuyos trabajos se exponen actualmente en distintos países del mundo y en publicaciones prestigiosas internacionales.image
Los colores de esta pieza de arte se complementan con un espacio al aire libre, el patio, colmado de plantas tropicales y equipado con mesas y sillones de cemento, además de un gran brasero que enciende sus fuegos cuando bajan las temperaturas.
El hotel cuenta con 77 habitaciones, entre suites y studios, repartidas en dos edificios de hormigón construidos en los años 80. En las habitaciones, flores frescas, patterns geométricos y una estética de maderas claras. Una mezcla de muebles de autor y ambientación con algunas sorpresas, pero sin romper el equilibrio. Un toque escandinavo sutil que nunca pasa de moda. modasu.image