image

Amantes del café

Madrid. Algo está cambiando en el mundo del café. La cultura cafetera se expande y la nota común de todos los coffee shops que lideran esta revolución es su preocupación por la calidad del café. vivirdemais descubre los últimos lugares para los amantes del café.image
Monkee Koffee sigue una estética neoyorkina, su interiorismo industrial y su luz le han hecho famoso en muy poco tiempo. Además es uno de los locales perfectos para trabajar con el ordenador, leer un libro o el periódico. Sus tartas, la mejor, la de zanahoria y sus breads de frutas caseros, también se han convertido en un gran atractivo para aquellos adictos al dulce. Monkee Koffee desarrolla su propio blend (mezcla de grano) y se basa en una filosofía CNS: Calidad, Natural y Saludable de cosechas procedentes de las mejores fincas cafeteras de Brasil, Guatemala, Colombia y Etiopía, países líderes en su producción.image
Federal Café. En pleno barrio de Conde Duque es uno de los mejores sitios donde tomarse un café pero también uno de los mejores para comer un delicioso sandwich de pastrami. Federal Café nació en Barcelona donde cuenta ya con dos locales. Sus creadores de origen australiano se inspiraron, para su nombre, en un pequeño pueblo situado en la costa entre Sidney y Brisbane. La sede madrileña respeta los signos de identidad de la casa madre: decoración estilo nórdico muy cuidada y buena cocina para cualquier momento del día. En cuanto al café, tienen tanto australianos como españoles, concretamente de Cafés El Magnífico. A destacar dos tipos de café: el “flat white” y el “LSD”. El “flat white” es una invención australiana que consiste en mezclar el café con leche cremosa con burbujas muy finas. El “LSD” es un “Latte Soy and Dandelion”, un café latte elaborado con leche de soja y diente de león en lugar de la cafeína.image
Toma Café. Su take away es el más conocido de Malasaña. A Patricia Alda y Santi Rigoni les faltaba un lugar para tomar buen café. Así que esta pareja, española y argentino, decidió abrir Toma Café, “casa de cafés & expresos”, como se autodefine, con variadas recetas (ristretto, flat White, latte, cappuccino, mocca, bombón, americano, vienés o caramelo macchiato) y distintos orígenes y tuestes que dan lugar a ensayos con diferentes blends. Y como el café solo está bueno, pero acompañado también, los más golosos tienen su carta dulce: tarta de zanahoria, muffins, galletas, tortas de aceite… todo tipo de tentaciones para darse un homenaje. En la decoración: objetos recuperados, muebles vintage, ladrillo visto y algún que otro guiño a la bici, ya que sus dueños sienten pasión por este objeto. Y la música que por las mañanas resulta un gran chute de energía.image
Il Tavolo Verde. El lema del local no deja lugar a dudas: “Organic café & anticmarket” (café orgánico y mercado de antigüedades). Leo y Martina abrieron una tienda de antigüedades, muebles reciclados y objetos insólitos rescatados de rastrillos. En la entrada colocaron varias mesitas para desayunar, merendar o almorzar de manera desenfadada. Martina prepara los bizcochos de influencia anglosajona y centroeuropea, el pastel de zanahoria es memorable y los típicos bundt (calabaza, plátano y chocolate) son exquisitos. El pan es de trigo ecológico, el aceite virgen procede de una pequeña almazara. Y el café, de varios orígenes. Para los amantes de lo orgánico es, sin duda, un lugar de referencia en el barrio de Salamanca.image